lunes, 7 de enero de 2008

una suerte bárbara ( II)

Mi Amigo Aitor... el ingeniero de la razón, el filósofo de ilusiones...os acordais?
Aquel con quien compartí algo mas que piedras y cansancio...
Aitor... que anda por la vida tan rápido como su coche...
Aitor acaba de conocer a su Angel de la Guarda... y debe de ser un Angel cojonudo...
por que de esta... ni un rasguño... y el coche partido en dos...
Vaya... vaya, Amigo Aitor... Bárbara es tu suerte...

12 comentarios:

yraya dijo...

Pues dale dos besos a tu amigo Aitor de mi parte, joder y tanto que tiene un angel.
Un abrazo

yraya dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
yraya dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
yraya dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
susana dijo...

yo creo en los milagros que sonrien, él es un milagro con patas...besitos piratilla

yraya dijo...

jo, perdón, esto me ha jugado una mala pasada y ha salido varias veces.

mia dijo...

Pues espero que no pretenda volver a verlo en muchíiiiiiiisimo tiempo, que desde luego, vistas las imágenes, le ha hecho trabajar... de verdad.

Me alegro por Aitor, me alegro por ti, y por todos para los que Aitor significa algo... si algo conozco, es la putada que llega a suponer la carretera...

Besos, y tu Aitor, más vale que no quieras volver a tu ángel de la Guarda de nuevo de cerca :)

Mond dijo...

¡Es un angelote! Pero que no se confíe que los ángeles se distraen de vez en vez.

Besitos de enero Capitán.

Bito dijo...

Joder tu amigo Aitor... desde luego tiene el angelito más competente del cielo. Que no dude en celebrarlo a lo grande.

Un saludo,

montse dijo...

Desde hace unos meses los accidentes de carretera me ponen los pelos de punta, un abrazo a Aitor y un beso enorme, la suerte ha estado de su lado, no juguemos ninguno con ella.
Muacssssssssssss.

Bettina dijo...

La última vez que el mío se hizo presente y casi visible fue en una no-accidente que de llegar a serlo hoy no estaría escribiendo sino tomándome un café con San Pedro. De recordarlo aún se me hiela la sangre.
Un abrazo p'al Aitor que seguramente aún tiene el miedo en el cuerpo. Ah! Y que vuelva a conducir cuánto antes. Es la mejor medicina para vencerlo.

Bohemia dijo...

Wow, es un impacto de foto y una suerte saber que no le ha sucedido nada...como se suele decir, ese día volvió a nacer...

Un beso para él, otro para ti y otro para su ángel de la guarda.