miércoles, 7 de septiembre de 2011

cervino, la huida, la búsqueda



Viajar y huir, mis Montañas y sus silencios...

Ha sido el Cervino y sus 4478 metros quien me ha recordado

cual es mi sitio... un poco mas abajo a 3458 en la cima del Teodulo,

hechando de menos a Gaizka y sabiendo que es posible...

...

2 meses de Mar y Montañas me han dado que pensar...

ya veremos.

2 comentarios:

Eris dijo...

Toda huida tiene mérito si deja qué pensar, porque huir para escapar es correr en círculos. Pero huir para pensar es tan solo tomarse un tiempo en el tiempo mismo rodeándose de lo que a uno le gusta y más lo deja pensar...

y se encuentra, siempre se encuentra, siempre algún rastro te orienta nuevamente y la búsqueda cumple su cometido y la huida se despide.

Buena caza de pensamientos amigo!

Mond dijo...

Dos meses lejos te han dado de que pensar. Que mal que tengamos que alejarnos de la cotidianeidad para darnos cuenta de que estamos pensando.

En espera de conocer esos pensamientos, un beso.