lunes, 14 de noviembre de 2011

ventura

- Cuanto tiempo Capitán!
- Hombre... que hay Compañero!
- Timonel, Capitán, soy Timonel
- Vaya... hilando fino... Timonel (por favor, leer con tono sarcástico)
- Es que ya nos conocemos, Capitán... (esto leer como querais)
... por cierto, Capitán, abrá que embarcarse de nuevo... digo... no se...
- Embarcarnos de nuevo? pero alguna vez hemos desembarcado, Timonel?
- Si, Capitán, hace tiempo que andamos con pereza... despistados, sin botín.
- Tu crees, Timonel? (ponedle un tono de incredulidad, que ya tiene cojones.)
- Capitán... no olvide que en este barco se repartía mucha estopa y se acuchillaba... mucho y bien, que queda de rabia y polvora... del querer. Mire a su tripulación Capitán, gente recia, curtida... deles su porción de oro y acero... que para eso se embarcaron.... Aventura y Ventura, Capitán.
-.......................................... (esto, es el silencio del Capitán... a quien le acaban de dar una lección.)

3 comentarios:

Mond dijo...

Vine por mi porción de oro y me llevo mucho más.
Gracias Capitán.

Eris dijo...

Si... embarquemos!!!

hasta una rata como yo, disfruta del viento seduciendo el rostro cuando la aventura juega a las escondidas y uno corre seguro tras ella porque la pilló mientras estaba contando.

Beso

Alexssa dijo...

Y es lo que tiene conocerse. Saludos