miércoles, 9 de mayo de 2007

tres decadas... después

monte Pico... 30 años después

Hace treinta años que ascendí el monte Pico, la aproximación la hice en mi bici GAC, sin permiso de mi ama, fue una aventura sobrepasar los límites de mi barrio, fue la primera de mis expediciones, secreta, con riesgo... mi ama era la mas rápida en sacar la zapatilla a este lado del Ebro y su servicio de información el mas eficiente... como quedo demostrado al regreso... los cargos: Alejamiento del domicilio, apropiación indev¡bida (esa tarde la bici le tocaba a mi hermana) incumplimiento del régimen alimentario (no llegue a la merienda), imprudencia temeraria...
La pena: repaso de zapatilla y semana y pico sin salir...
Leve castigo, mereció la pena... la aventura había comenzado...
...
Hoy el monte Pico pertenece al complejo de las piscinas municipales de Vitoria y esta justo al lado de la escuela de tenis donde juega mi hija Ane...
Hoy hemos llegado diez minutos antes y la he subido a su cima... tiene quince metros de altura... quince... pero en su momento fueron quincemil... recuerdo las mariposas del estómago, los nervios dando pedales a casa... lo que escocía el cañamo de la zapatilla...
... Ahora espero en el restaurante tomandome un té... mientras preparo mi pròxima expedición a Eslovenia...
... Que ha cambiado?

9 comentarios:

mia dijo...

Que grande era todo cuando éramos chicos.. que altos los árboles, que inmensas las montañas, que lejos estaba todo de donde se centraba nuestro mundo...

Creo que es el primer contcto con la "cruda realidad", cuando descubrimos lo cerca que estaba realmente el lugar remoto, y lo pequeño que es aquel Inmenso lugar, , que nuestra mano alcanza la tableta de chocolate que estaba en la luna, y que podemos ir, donde antes solo podíamos soñar...

Nada ha cambiado... pero definitivamente, nada es igual :)

LlunA dijo...

El tiempo pasa...aunque nuestra esencia permanece intactay quizás hasta mejore y brille más con los años...pero el tiempo pasa...
besotes

Bettina dijo...

Volví al sitio donde nací después de 5 años, pero había sitios de mi infancia que no había vuelto a pisar en veinte o treinta años. Quise ir allí con mi marido y mi hijo, las distancias, las alturas se me hacían mínimas. Me encantó tu expedición. ¿Que en qué ha cambiado? En que a la vuelta no te espera la zapatilla de cánamo en el culo! O si?

txusman dijo...

Mia... asi es, incluso los recuerdos se han ido "modificando" en cierta medida a nuestro antojo, confundiendo la realidad... asi es...

Lluna... espero que esa esencia nos dure, por que es la que define lo que somos.

Bettina... no..jajajaja!!! la zapatilla de mi ama ya esta aparcada... veo que tenemos parecidas sensaciones... solo cambia la perspectiva y el tamaño de la empresa a realizar...

Mond dijo...

Me has sacado una sonrisa. Los recuerdos son mi más preciada colección por lo mismo, porque me permiten contrastar el ayer con el hoy y saber que es lo que ha cambiado.

txusman dijo...

Mond... pues de eso se trata... de sonreir, me alegro.

ALBERTO LÓPEZ dijo...

En realidad los que cambiamos somos nosotros, aunque a veces hay que recuperar aquella mirada perdida de la niñez y al menos intentar sentir en la medida de lo posible aquello que tan complejo y excitante nos parecía. Un saludo, volveré a tu excelente espacio.

Miss Neumann dijo...

seguramente NADA ha cambiado... y uno no sabe si reir o llorar?

fire dijo...

Es envidiable las ganas que se te intuyen araves de tus post...
no creo que haya cambiado mucho...
sigues siendo la misma persona inquieta y aventurera de siempre....
enhorabuena por tu vitalidad...
y por esos pies tan atleticos que tienes...
un beso