jueves, 29 de marzo de 2007

esperando otros inviernos


le dije que no esperara nada y nada esperó,
corazón y alma del mismo color que las noches perras,
sin dormir soñamos que volabamos,
volamos tan lejos y tan alto que rozamos el sol,
besos que quemaban, caricias que herían
dejaron cicatrices que el tiempo cerrará...
...espero
nos quedaran otros inviernos, verdad?

6 comentarios:

Gloria dijo...

no esperabas nada y volaste hasta rozar el sol...
Si es asi es mejor no esperar nunca nada...

Saludos,

susana dijo...

ya estoy de vuelta jajaaja, por cierto puse tu entrada con naricilla entre mis regalitos y mis link...besos su

Carolina E. dijo...

Fuego, ¿convertirse en hielo?

Un beso Jesús!

** MARÍA ** dijo...

Bello poema...y triste a la vez.

Todos recibimos caricias que nos queman la piel y nos dejan cicatrices. Dicen que el tiempo lo cura todo...

Yo discrepo de eso, no...esperes nada, quizá te lleguen otros inviernos.

Gracias por tu visita, serás siempre bien recibido.

Un beso poéticamente tierno,

** MARÍA **

susana dijo...

jaja le puse ojitos al técnico jajaaj y le pedí por favor muy dulcemente jajajaja, es que sino me veía sin pc hasta pasada semana santa jooooooo
encima no fue muy caro jajaa es un solete mi técnico la verdad..jiji umm se me olvidaba, maravilloso fin de semana para ti

Mond dijo...

Alguien me preguntó ayer: "¿y tú arriesgas?" Mi respuesta: "Yo sueño y, porque sueño, me aviento". Sueño que vuelo cuando estoy despierta y, es por eso, que alcanzo las estrellas.