viernes, 9 de marzo de 2007

tus cinco minutos



es un pacto de palabra... o de silencio, no se... pero una parte de mi regresa a la montaña, y no van a ser mis doloridas piernas... vuelve un pedazo de mi alma... justo el de la desesperación ahogada...
Gaizka lo subirá muy alto, y una vez arriba... cuando èl se retire del mundo durante sus cinco minutos de abstracción, cuando solo el viento cuente secretos, mi trocito de alma volverá a llenarse de ilusión... y ganas para seguir un poco mas...
Volveremos ha estar en otras mil montañas y me seguiré preguntando que le hace mirar al infinito... y sonreir.
Dame amistad forjada a base de cansancio y sueño... de risas y sonrisas... de silencio y de Marea...
que yo te daré tus cinco minutos... y mas...

2 comentarios:

Ander dijo...

5 minutos en lo alto de una montaña equivale a casi una vida en la ciudad. Los que lo hemos probado lo sabemos.

Pues tienes razón Jesús, que cojones, que me vuelvo a la colina, en cuanto pueda vuelvo a subir y a escribir...quedamos pocos que hablamos claramente.

Con cojones, fuerza y honor.

Un abrazo.

jesus dijo...

me alegro... que se prepare el mundo,
que soldados viejos cerramos filas...