lunes, 26 de marzo de 2007

... y el octavo descansó.

Hay una parte de mi que viaja por el mundo sacudiendo hostias a una pelota y lo hace muy bien. Os diría, y no miento, que el hijoputa a aprendido de mí lo peor... ó es que yo no le he podido enseñar otra cosa... es perro, frio y cabal hasta desesperar, peligroso cuando habla pero si calla... te acuchillará. Amigo de sus amigos y enemigo del resto. Paciente, sarcástico con acritud, y con el sentido del humor de los que se rien de sus propias heridas... pero que se descojonan de las tuyas.
Te veo, Mikel... y me veo a mi mismo... vaya dos cabrones con pintas.

1 comentario:

susana dijo...

aunque no viene al tema yo toco el saxo, y se perfectamente esa relación tan rara q tu tienes con tu guitarra, porq yo la tengo con mi saxo...

en cuanto a la sencillez he aprendido, q la vida, es demasiado jodida para complicarla con chorradas, así q yo vivo y disfruto de las cosas sencillas que al fin y al cabo, son las que nos dan vida...besos su